El blog de MATEÍNA

El blog de Mateína



martes, 31 de agosto de 2010

"Mi padre fue el Che Guevara de los océanos"

Entrevista de Víctor M. Amela a Pierre-Yves Cousteau, benjamín del comandante Cousteau, en La Contra de La Vanguardia de hoy.

Imagen de la película Océanos de Jacques Perrin y Jacques Cluzaud

Tengo 28 años. Nací y vivo en París. Soy máster en Bioquímica y Ciencias Espaciales. Estoy soltero y sin hijos. ¿Política? Escéptico. ¿Creencias? Escéptico. Mi afición favorita es el submarinismo. Prohibiría la pesca de arrastre, que devasta los fondos marinos


Es usted muy joven: ¿llegó a tratar a su padre?
Sí. Él murió cuando yo tenía 16 años. Pude hacer un par de expediciones con él.

¿Adónde?
Por Nueva Caledonia (yo tenía nueve años) y por el río Rin (con doce años).

Escoja un recuerdo de esos viajes.
En la primera viví mi primera inmersión. Vi tiburones. ¡Salí impresionado!

¿Qué le enseñó su padre?
Que salvaguardar el medio ambiente es el modo correcto de crecer. No puede haber felicidad sin respeto al medio ambiente.

¿Navegaban en el buque Calypso?
El Calypso había naufragado en Singapur en 1996. Reflotado, hoy se exhibe en un puerto bretón. Yo navegué en el Alcyone,un barco revolucionario.

¿Por qué revolucionario?
Se mueve con turbovela, coinventada por mi padre, que ahorra un 30% de fuel.

Su padre inventó también la escafandra autónoma, ¿no?
Inventó en 1943 el buceo autónomo con bombonas de oxígeno: eso modificó nuestra visión del mundo porque el ser humano, por primera vez, se desplazaba con libertad y autonomía por el fondo del océano, asistía a la vida submarina en su estado natural, la filmaba, la divulgaba... ¡Eso dio lugar a una nueva conciencia acerca de este planeta!

¿Qué fondo submarino le ha impresionado más en sus inmersiones?
El mar Rojo, en Sudán: se ven tiburones, mantas raya, corales, colores fabulosos...

¿Me lo recomienda?
Depende de su pericia como buceador.

¿Por qué?
Porque el buceo es una actividad destructiva para los fondos marinos: muchos organismos vivos se desprenden del suelo y las rocas del fondo al remover sus aguas. Sólo buceadores muy expertos saben cómo controlar su flotabilidad para evitar ese efecto...

O sea, que el buceo crea conciencia, pero también destruye vida.
Se trata de alcanzar el equilibrio más provechoso: el buceo propicia que las especies marinas coticen más vivas que muertas.

¿Seguro?
Sí, porque muchas zonas pueden obtener veinte veces más ingresos mediante el turismo submarino que mediante la pesca.

¿Cuál ha sido su mejor experiencia buceando?
Una inmersión nocturna en el mar Rojo: vi nadar a un delfín, y estallaba a su alrededor una fosforescencia, como coronado de estrellas...

Es un fenómeno de biofosforescencia causado por plancton, incomparable...

¿Qué animal marino le impresiona?
Los tiburones: son animales magníficos, esculpidos por millones de años de evolución, ¡Impresiona verlos desplazarse! Pero los japoneses quieren sus aletas para sopas: matan 400.000 tiburones ¡al día! El tiburón no es peligroso para el hombre: es al revés.

¿Qué diría su padre si viera los mares de hoy y los comparase con los que vio?
¡Ya me gustaría saberlo! Acabo de finalizar una expedición por el Mediterráneo justamente para explorar fondos marinos que mi padre filmó hace 65 años.

¿Qué fondos?
La costa de Marsella, la reserva natural de Scandola (Córcega), fondos de Formentera, Cabrera y las islas Medes.

¿Qué zona está peor?
La costa de Marsella, en 1946, era un hervidero de vida animal y vegetal: en 1977 ya no quedaba nada, a causa de los vertidos yde la pesca de arrastre... Hoy ha mejorado algo, gracias al uso de depuradoras.

¿Y las islas Medes?
Sus fondos están de maravilla: los encargados de explotarlos para bucear se cuidan mucho de vigilar que nadie pesque ni haga nada dañino. ¡Esa es la clave!

¿Cuál?
No basta con leyes y áreas protegidas: debe haber quien vele y vigile por que se cumplan. Las Medes generan seis millones de euros al año. E incluso los pescadores se benefician, ya que la pesca se regenera en esas reservas y llena las zonas aledañas.

¿Y cómo están los fondos de Scandola, en Córcega?
Además del área marina, está protegida una amplia superficie terrestre, de modo que no hay allí abajo huella humana alguna: ¡impresiona mucho bucear ahí!

¿Y Formentera?
Muchos pulpos... Pero depende de las zonas: algunas, alejadas de la costa habitada, tienen un solo barco que las vigile, así que existe pesca ilegal.

¿Y Cabrera?
¡Qué gran diversidad de fondos, rincones, cuevas, estructuras, con pesca variopinta por todos lados...!

Si tuviese plenos poderes..., ¿qué norma aprobaría ya?
Prohibiría la pesca del atún rojo (si no, mis hijos ya no lo conocerán) y prohibiría la pesca de arrastre: ¡nada devasta más los fondos marinos!

¿Cuál cree que fue la mayor aportación de su padre, el comandante Cousteau?
¡Fue el Che Guevara de los océanos!: nos concienció de que bajo la superficie del agua hay un mundo que proteger, y que la responsabilidad es nuestra, pues se trata del legado de nuestros hijos.

¿Le reprocharía algo?
Nada. Como pensador, como activista y como padre, su legado me enorgullece.

1 comentario:

  1. Cousteau y Sagan, dos luces en el camino de todo naturalista

    ResponderEliminar